Exigiendo nombres

En la noche pasada, estaba en Willard con la clase de ingles que enseño. Tuvimos una fiesta para despedir a dos compañeros, una pareja, que salieron hoy para regresar a su casa en Oaxaca, Mexico. Usualmente, tratamos (yo y las otras profesores) de hablar en ingles siempre, para que ellos puedan practicar su ingles. Pero la noche pasada era diferente porque queríamos comunicar con mas facilidad. Toda la gente trayeron comida. Tuvimos un plato de pollo tirado, que comimos con mayonesa y tostones, tuvimos un pie de queso, un plato de lasagña, una hogaza de pan de canela, y un plato búlgaro muy dulce, con cafe y chocolate.

Hablamos por un rato, y descubrimos que alguien en nuestro grupo ha recibido su green card en el mismo día ¡Tuvimos una otra razón para celebrar! Una mujer annunció que estaba embarazada, y el tópico cambió a los nombres. Al principio esta mujer quería exigir el nombre “Josué”, pero decidió a nombrar su hijo/hija algo mas “American”, pues exigó “Joshua”. Ella pensaba que si tuviera un hijo con un nombre en español, el estaría en una situacion desventajada. Ejemplos citó fueron como asi–en citas, como en el hospitál, el no recibiría attención sufficiente…o en escuela, nada podría decir su nombre correctamente. Esta conversación me puso pensar en las dinámicas de poder sobre la lenguaje.