Rachel Neuschatz's Blog

An Oberlin course blog

Rachel Neuschatz's Blog header image 1

Los desaparecidos en México

December 11th, 2010 by Rachel Neuschatz · Uncategorized

Hoy miré un tráiler para un documental que me mandó un chico que estaba conmigo el semestre pasado en el Programa de los Estudios Fronterizos. El documental se llama “Los Invisibles: Un Viaje Oculto a Través de México,” por Marc Silver y Gael García Bernal. En el sitio web/canal de YouTube hay unos cuatros videos que se tratan del camino de los migrantes de Centroamérica hasta los EE.UU. —los peligros, las causas y los motivaciones por el viaje, las reacciones de los que dan apoyo, etc. Algo que se me interesa es que les llamó “desaparecidos”  a los que se fallecieron en el camino sin ser identificados.  Además se habló de la tortura que aparentemente habían experimentado los muertos, a veces a las manos de la Policía Federal, y el abuso sexual que confrontan la mayoría de los mujeres que cruzan el país para el norte, al punto de que todas que toman el viaje suponen que algo les va a pasar.  Mostraron en el documental entrevistas con los familiares de los desaparecidos, que hasta ahora no saben de sus padres, hij@s, niet@s. Y en unas maneras todo me pareció muy similar a lo que ocurrió durante los dictaduras del cono del sur—en el sentido del impacto de la pérdida y del temor en los seres humanos. La experiencia de estas emociones es casi igual en cualquier país, y por eso se usan las mismas palabras a describir circunstancias separadas en diferentes épocas y distintas partes de mundo. Creo que es algo muy fuerte  usar el mismo vocabulario, que da validez al dolor y peso de la situación y además se vinculan una situación a la otra.

→ No CommentsTags:

La moralidad universal

December 6th, 2010 by Rachel Neuschatz · Uncategorized

En pensar en el tema de la verdad versus la justicia, es difícil encontrar un equilibrio entre el idealismo y el pragmatismo. Y es a la vez interesante y complicado por el hecho de que la ley internacional se basa en un código de moralidad universal. A mí me parece que la moralidad es algo (cuando se habla de teóricamente) idealista por definición. Pero está codificado en la ley, que es pragmática por definición. Y como soy más idealista que no, entiendo y me gusta el propósito y el uso de la ley más cuando pertenece más a lo ideal. Pero en un mundo no sólo de cortes sino también de intereses políticos y empresariales, incluyendo aspectos de lo ideal y la moralidad universal en lo pragmático es algo complicado. Y si la ley internacional universal es basada en la moralidad universal, parece que es en su aplicación selectiva que entra lo pragmático (es decir, los intereses aparte de la justicia). Se aplica la ley sólo por algunos países y sólo por algunas épocas (que no es lógico; si se sabe que algo es moralmente incorrecto, es decir, es contra la ley universal, no se puede discriminar por país ni año!). Tal vez pienso más así porque es más simple—si algo es tan malo que es designado un crimen contra la humanidad, siempre es moralmente incorrecto y siempre es contra la ley universal y se puede cortar al argumento allá. (Si fuera tan fácil..)

→ No CommentsTags:

La memoria impugnada

December 6th, 2010 by Rachel Neuschatz · Uncategorized

Las únicas otras veces que he hablado del tema de la memoria impugnada relaciona a la tortura, los desparecidos, etc. es cuando he ido a un país dónde había una dictadura y/o una época de violencia. Es estas situaciones, fui como parte de un grupo de ciudadanos de los EE.UU., y nos encontremos con, por ejemplo, un grupo de los derechos humanos (como HIJOS en Guatemala), o hablemos con gente o una comunidad que había afectado, o visitamos sitios de masacres, etc. Pero, estábamos un grupo y teníamos una guía que nos daba la historia pero en una manera enfocado en nosotros mismos. Porque como ciudadanos de un país poderoso que apoyaba en una manera u otra los crímenes contra la humanidad en estos países, tenemos que ser responsables y aprender la historia para asegurar que el gobierno de los EE.UU. jamás patrocinar gobiernos y acciones así. En clase, la discusión es algo diferente. Hablamos de “la memoria,” sin especificar siempre exactamente la memoria de quién—aunque discutimos la justicia doméstica de los países del Cono del Sur y la justicia internacional, también hemos dicho que la memoria es algo distinto de la justicia. Mientras que las conversaciones que he experimentado en los países donde ocurrió esas circunstancias era quizás demasiado enfocado en como relacionar la historia y la memoria a la gente y el gobierno del EE.UU., sí fue un foco que reconoció mi posición como extranjera de estos países y afuera de esas experiencias pero todavía mantuvo un papel legítimo (tal vez) para que pueda llenar. En clase—aunque claro que estamos hablando  dentro de una clase y la discusión es para que nosotros aprendamos, no para cambiar algo en el mundo real y no para decir a nadie que debe hacer él/ella—no estoy segura de mi papel, porque claro que tengo opiniones, pensamientos, sentimientos, etc., pero igual nunca puedo entender lo entero de todo que pasó para informar una opinión de ¿que deben hacer estos países para reconciliar sus poblaciones Y sólo en el acto de tener estos discusiones de que pensamos de la memoria impugnada, nos metemos en la construcción de una historia que, en una manera, no nos pertenece.

→ No CommentsTags:

Pinochet

December 2nd, 2010 by Rachel Neuschatz · Uncategorized

En hablando de la diferencia para la audiencia entre leyendo un texto y viendo un video, pensaba en las photos y las escenas en el documentario con Pinochet. Cuando se ve, no es difícil entender cómo, para una porción significativa de la población, él es un abuelo benefactor. Para mi es algo bastante duro imaginar lo que hizo él. No me parece tan malo, solo se aparece viejo; sus ojos ni siquiera me parecen particularmente inteligente, capaz de pertenecer a un dictador con tanto poder, sino sin brillo (tal vez es porque la camera nunca apunta directamente en la cara de Pinochet, sus ojos nunca son encaradas a la audiencia). Claro que es difícil poner una cara en el dirigente de tantos crímenes contra la humanidad tan feos, es bastante difícil imaginar o comprender los crímenes para nosotros que no hemos vivido la realidad del clima de terror que existía en esta época. Cómo él todavía mantiene que el problema de Chile—el nunca más—era el gobierno socialista y no la tortura, las matanzas y las desapariciones de su administración, parece que él tiene algún tipo de ignorancia sobre la magnitud de sus acciones. Me parece que existe en mi mente una rotura entre la realidad que yo sé de los textos, de los testimonios, de la historia, y la realidad que yo mí misma pueda entender, pueda imaginar, pueda comprender, no solo saber, que sí ocurrió. Y cómo no entiendo porque Pinochet no comprendió lo que hizo él sí mismo, ¿quizás él tenía algún tipo de rotura también? 

→ No CommentsTags:

La Muerte y La Doncella

November 22nd, 2010 by Rachel Neuschatz · Uncategorized

Estaba pensando más en La Muerte y La Doncella. Era muy útil, muy productivo cuando la discutimos en la clase en inglés. Pero la obra es tan compleja, siento como pudiera leerla una y otra vez y cada vez habrá más por descubrir, más matices y niveles de sentido y significancia en el texto. Estaba pensando en particular por la parte en que Gerardo la convence a Paulina a contar su historia de su tortura para la grabadora. Al principio, pensaba que al final la lectora oiría a Paulina sí misma declarando los hechos (sus hechos) de su experiencia.  Que al final yo podría ver la obra de su perspectiva y entender como ella estaba experimentando las circunstancias en el texto. Pero además relaciona al tema del silencio—nunca en el texto, y nunca en su vida, ha dicho Paulina en voz alta lo que le pasaba. Pero cada momento de su vida, cada espacio en su cabeza, y cada acción en la obra es inundado por la presencia de su tortura. Me parece que el acto de este carácter diciendo en su misma voz sus experiencias seria una de las recomendaciones de Dorfman para como arreglar estas circunstancias rotas. Pero, el escoge a acortar su cuento, y reemplazarlo con la voz de Roberto! No solo que la lectora nunca oye la historia de Paulina en su voz, además lo oímos en la voz de su torturador! Que injusticia. No entiendo muy claro porque Dorfman decide escribirlo así, no sé exactamente qué él está diciendo con este representación. Tal vez que los torturadores (y los hombres) tienen el poder de contar la historia, como los ganadores; que las víctimas siempre son silenciadas en una manera u otra.

→ No CommentsTags: