Mirando hacia el pasado. Moviendome adelante.

4 Junio, 2007

Estoy leyendo el cuaderno en que escribí mis emociones y pensamientos a lo largo de mi adolescencia y la dictadura. La última cosa que escribí en este libro era una carta a Julia en 1990, mi último esfuerzo de sostener mi esperanza que un día se reaparezca. Nunca rasgué la hoja de papel para darla a ella. Había tanto pasando en ese momento– era cuando Menem perdonó a todo los militares de mierda, cuando Las Madres encontraron a nuestro hijo…tenía que escribir a Julia para informarla. La oportunidad de connectarme con nuestro hijo me dio ganas de revitalizar mi esperanza de ver a mi pareja desaparecida. No importaba si su cuerpo estuviera pulsando con sangre o inanimado en el fondo del río de la Plata, su espíritu sigue escuchándome. Ahora, me duele demasiado escribir cartas a ella porque ahora sé que nunca va a hacer contacto con estos papeles. Cada día en estos días, simplemente cuando me levanto por la mañana y cuando me acuesto, le doy un murmullo¿ que resume mi día y mis sueños. Mi pareja me escucha, me afirma, me cuestiona, aunque solamente lo hace dentro mi cabeza, y es bastante para mí. Ay, Julia, que estés descansando tranquilamente por dónde estés.

No puedo creer cómo pensé tanto durante esos años de dictadura. En la entrada que escribí, “El Vestuario de Terror,” estaba escribiendo casi poesía sobre la tortura que no había experimentado todavía. ¿Qué estaba haciendo en mi departamento, temiendo la llegada de un Ford Falcon, soñando y evitando las calles? ¿Por qué hice NADA? Julia estaba escribiendo, arriesgando su vida para descubrir información y publicarla, y yo estaba escribiendo mis pensamientos abstractos PARA QUIEN? Y ahora sobrevivo, y tengo la oportunidad de leer y recordar mi vida antes de ser torturado y deprivado de mi pareja. No hice nada por otros. Y continúo haciendo nada por el país, solamente construyendo mapas de una tierra constantemente cambiando. El gobierno corrupto usa mis mapas para construir nuevos edificios que solamente beneficia a los ricos, al servicio del dollar norteamericano que destruye nuestras clases medias y bajas. Tengo que hacer un cambio en mi vida, trabajar por alguna organización que mejora las vidas que son descuidados por nuestro sistema neoliberal. Kirchner ha hecho cambios buenos, pero es nuestro responsabilidad de corregir los errores del pasado en las instituciones y normas de la sociedad. ¿Cómo podemos decir “Nunca Más” cuando la mayoría de la gente que sobrevivía esa época sigue siendo pasivo a las decisiones de las autoridades. Como los artistas y los activistas, quiero sacrificar mi confort para defender la justicia. Son palabras grandes, ya sé, pero es verdad que cuando salís de un hogar como estoy haciendo, la verdad se revela intantáneamente. Perspectiva.

Es mi primera vez fuera de mi país… Si eventualmente nos aterrizaremos en Yugoslavia. Mi vieja se murió hace dos semanas y me pidió que esparciera sus cenizas en el parque central de su pueblo en Yugoslavia. No hubiera puesto esa solicitud en su testamento si yo no le hubiera dicho que un día visitaría el país de nacimiento de mi madre. Después de tantos años aguantando la locura que permanece en Argentina, quiero entender mis raíces de la tierra de mis ancestros y ver las caras de mis primos lejanos, para trascender en mi mente un poco mi propia historia personal.

Tengo que parar de escribir ahora, porque tengo sueño y después de una taza de vino en un avión, solo quieres dormir. Mañana cuando me levanto, mi nueva vida comenzará. Empezando con la vista de Yugoslavia, mi tierra de mi sangre, por la ventana. Al final, el cartógrafo más aburrido de Argentina verá con sus propios ojos una tierra extranjera.
Miguel

1 thought on “Mirando hacia el pasado. Moviendome adelante.

  1. ssvolk says:

    Gracias, Miguel, por compartir tu vida y tu jornada con este pobre espectador. Has puesto en blanco y negro lo que muchos de nosotros sentimos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *